Operacion WCX:un caso confuso

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp

Era un lunes por la tarde. Me encontraba navegando tranquilamente por la web, cuando de repente me encontré con un llamativo y minimalista anuncio. “Regístrese hoy, y reciba $50 en WCX”. Como gran curioso contagiado por la nueva fiebre del oro, me registré en la plataforma. Después de todo, la idea sonaba muy bien. Una casa de intercambio, capaz de procesar una cantidad muy superior de transacciones por segundo que la competencia, con impuestos ridículamente bajos, y creada por empresarios y expertos financieros de Apple y Silicon Valley.

Todo parecía estar en orden, y según sus graficas estaban triunfando en registros por día e inversores en su ICO. Todo lucia demasiado bien. Demasiado. Pero en esta vida, y especialmente en el mundo de las inversiones y las criptomonedas, el hecho de que todo luzca demasiado bien suele ser una señal de alerta. El equipo de “empresarios y expertos financieros de Apple” no se ha dado a conocer, a pesar de que el ICO  se aproxima a terminar. Además, la versión beta de la casa de intercambio parece ser un gráfico insertado mediante una API. Tales razones son más que suficientes para desconfiar, al menos un poco. Pero por si aún quedan dudas, el token ERC20 “WCX” simplemente no está registrado como contrato en la red ethereum. Además, su roadmap y whitepaper no aportan nada en darle credibilidad a la causa.

Así que ya podemos darnos una idea de lo que va a pasar en las próximas semanas con esta “empresa”. Yo aliento a la comunidad latinoamericana a que evitemos difundir este tipo de iniciativas de dudosa procedencia. Es muy probable que muchas personas ingenuas que participaron en el “ICO” no vayan a poder salir bien libradas financieramente, y muy probablemente a causa de líderes de opinión que no investigan bien los proyectos que promocionan, solo por ganarse unas monedas extra con el asunto de los referidos. Me gustaría poder morderme la lengua, y que el proyecto termine siendo legítimo, pero teniendo en cuenta la evidencia disponible, me temo que solamente quedara esperar pacientemente, y evitar volver a caer en los mismos errores.