Mi primer Bitcoin. Capítulo 1. Sobre las cenizas de la crisis financiera del 2008

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp

Las crisis crean oportunidades. En septiembre del año 2008, el banco de inversión Lehman Brothers, el cuarto más grande de Estados Unidos en ese momento, se declaró en bancarrota. Este hecho provocó la mayor crisis financiera de la historia, generando una recesión mundial y provocando la intervención de los gobiernos para rescatar el resto del sistema financiero de un mayor desastre y, consecuentemente, el gran impacto social asociado a la pérdida de empleos, viviendas y sueños.

Recuerdo que en esos tiempos tenía 27 años, y desde mi perspectiva de economista, las acciones que provocaron esta crisis enorme estaban más que cantadas. Con bancos literalmente ametrallando de créditos basura a personas de pocos ingresos o inclusive con ingresos inventados, una política de control escasa y precios de materiales al alza, la apuesta era simplemente a saber cuándo iba a llegar ese terremoto inminente, grado 10, y que iba a terminar destruyendo muchas compañías financieras… y familias. Para entender mejor esta coyuntura aconsejo dar un vistazo a la película “la Gran Apuesta” (The Big Short) de la cual dejo el trailer en el siguiente enlace, así como la lectura de la siguiente nota:

https://gestion.pe/economia/como-se-origino-peor-crisis-financiera-historia-2076165

Pero tras cada desastre queda un gran aprendizaje y muchas oportunidades para surgir de las cenzizas. Y gracias al enorme terremoto financiero que finalmente llegó, surgieron diversas regulaciones y mejores controles al sistema financiero, pero también alternativas al orden imperante, siempre liderado por gobiernos y un sistema financiero por donde básicamente circulaba y sigue circulando el más del 95% del dinero a nivel mundial.

La pregunta caía de madura. ¿Porqué no crear una alternativa a un sistema financiero centralizado que había demostrado enormes debilidades, que controla la velocidad de nuestras transacciones y determina si merecemos o no créditos, que es costoso y no es universal (cada país tiene sus propias reglas)? Satoshi Nakamoto (anónimo) debe haberse hecho la misma pregunta, y en el 2008 terminó desarrollando el algoritmo que, pienso, está cambiando y cambiará el mundo y las transacciones financieras tal como las conocemos.

Así nació el Bitcoin en el 2009, creado por Satoshi y apalancado en un grupo de entusiastas apasionados también por la tecnología que, como yo en el 2011, descubrieron una moneda digital con una filosofía tan sencilla como magnífica: intercambio rápido, sin intervención de bancos ni gobiernos y por lo tanto descentralizada, segura y global, afianzada en un mundo cada vez más tecnológico y llamada a ser la moneda digital a usar en el futuro por todos los seres humanos, ojalá.