El dinero no lo es todo

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp

Desde la aparición del bitocoin hasta nuestros días, mucha leña se ha cortado. Decenas de proyectos han nacido y expirado durante este tiempo. Algunos exitosos, otros condenados al fracaso. Algunos satíricos, y otros completamente inútiles. Como usuarios e inversores, somos pioneros de una muy posible nueva economía global, y como tales, debemos comportarnos sabiamente; recordando los principios primigenios que han originado el nacimiento de esta tendencia tecnológica.

Porque las criptomonedas, como toda solución, han sido creadas en respuesta a distintas problemáticas. Sin embargo, también hay que recalcar el hecho de que estas soluciones aún se encuentran en constante desarrollo y evolución, habiendo creado algunos problemas adicionales, con sus respectivos retos durante todo este tiempo. Estos son algunos de esos retos y objetivos que toda criptomoneda debería perseguir:

  • Descentralización: Uno de los principales ideales detrás del bitcoin, fue ser un resguardo de valor totalmente descentralizado. Tal objetivo fue logrado, sin embargo el concepto es engañoso, ya que la gran mayoría de ocasiones enviamos y recibimos nuestras monedas en sitios y empresas centralizadas, quedándonos con un cierto irónico desaliento. Por suerte, el panorama está cambiando, gracias a las cada vez más numerosas y pulidas casas de intercambio descentralizadas.
  • Privacidad y anonimato: Cada vez son más las casas de intercambio que reducen los requisitos de información personal para con sus usuarios. Si el usuario no trabaja con fiat, tal necesidad de información personal se vuelve innecesaria, tediosa, y hasta alarmante. Y con respecto al anonimato; todo usuario tiene derecho a este. En especial en países con leyes restrictivas y dictatoriales. Personalmente, conozco el proyecto STEALTH, el cual es capaz de enviar transacciones de un individuo a otro, sin ser expuestos ni el emisor ni el receptor de la divisa.

  • Velocidad: Este es un apartado en el que la mayoría de criptomonedas cumple con las expectativas. Sin embargo, dejo en el lector la inquietud, para que investigue por sí mismo cuales de estas son las líderes en velocidad de transferencia.
  • Utilidad: Por último, pero no menos importante, está el tema de la utilidad. Utilidad puede traducirse en servicios o productos ofrecidos, características técnicas, solución a problemas de una industria, entre otros. Esta es una buena manera de identificar un proyecto exitoso a la hora de invertir en un ICO. También hay que saber identificar cuales proyectos utilizan el blockchain como una excusa de vanguardia tecnológica,y cuales están interesadas realmente en utilizar esta tecnología al máximo,y aprovechar todas sus ventajas.

Hasta el momento, ninguna criptomoneda es perfecta, ni posee la solución a todos los problemas. Sin embargo, está en nuestras manos como usuarios y consumidores elegir las mejores opciones a futuro, y dejar de ver las ganancias como el eje principal de nuestros intereses y expectativas.