Bitshares: Forjando el futuro.

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp

Todos quienes conocemos la criptomoneda Bitshares, sus plataformas y servicios, sabemos que esta ha llegado para quedarse. Su velocidad, gestión, personalización y demás características la han convertido en un producto muy trabajado, el cual hoy en día se encuentra bastante subestimado, a causa de la reciente tendencia alcista del bitcoin.

Pese a todo esto, Bitshares sigue actualizándose y renovándose, convirtiéndose en el deleite de los futurólogos, en cuanto a precio, cuotas de mercado y utilidades se refiere. Uno de sus principales atractivos, y raíz de su filosofía; es la búsqueda de la descentralización de los mercados. Esta ya es una realidad, ya que existen casas de intercambio como Openledger y Cryptobridge. Estos mercados giran alrededor del uso de Bitshares, y poseen características muy interesantes, las cuales comentaré en otra ocasión.

Si hablamos de la velocidad de transferencia de este activo, podremos tener la experiencia más veloz posible. Con una velocidad teórica de un segundo, y la capacidad de sobrellevar más transacciones por segundo que Visa y MasterCard juntas, Bitshares se corona como uno de los sistemas blockchain más veloces y efectivos del  mundo.

En cuanto a su faceta descentralizada, esto significa que los mercados basados en Bitshares son altamente seguros, ya que todos los usuarios poseen sus claves públicas para acceder a sus monedas. Además, los problemas resultantes de dejar nuestro dinero en manos de terceros, como el robo, fraude, cierre de mercados se reducen casi a cero. Esta característica también le permite poseer bajos impuestos de transferencia.

Y para quienes no se terminan de acostumbrar del todo, al hecho de tener que copiar una larga e inmemorable dirección cada vez que van a retirar o depositar fondos, no se preocupen. El nombre de nuestro monedero de Bitshares es nuestra dirección para recibirlos, logrando una facilidad y familiaridad de uso pocas veces vista. Esta es una criptomoneda que no debería faltar en nuestros monederos. Es la puerta hacia uno de los mejores futuros posibles para la economía de activos digitales, en el cual la adopción masiva y las transferencias comerciales serán asunto de todos los días.