Bitcoin Wallets Parte 1, entendiendo desde las bases de seguridad

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp

A partir de hoy, voy a desarrollar una serie de posts acerca de los Bitcoin Wallets, de tal manera de poder desarrollar, empezando desde la base de lo que son y sus características, hasta los tipos de billeteras que podemos utilizar y sus beneficios y debilidades.

Empezando desde la descripción más básica, una billetera de Bitcoin o Bitcoin Wallet es aquella donde guardamos nuestros Bitcoin y desde donde podremos realizar los envíos de dinero digital y recibirlos. Recordemos que en el post anterior mencionamos que al crearla obtenemos una dirección y a través de ella podremos realizar estas transacciones.

Es importante conocer que, si bien los Bitcoin Wallet otorgan una dirección para efectuar las transacciones, también al crear una el sistema de seguridad genera una llave privada y una llave pública.

Una llave privada o private key es un código aleatorio alfanumérico generado por el sistema del wallet que permite efectuar las transacciones de Bitcoin a través de la dirección generada. Esta llave privada generalmente es un número de 256 bit y es imposible de hackear. Para hacernos una idea, para descifrar una de estas llaves privadas se demoraría más de un millón de años con el mejor procesador existente actualmente.

Una llave pública sirve para verificar que somos propietarios de la dirección de Bitcoin asociada a nuestra Wallet, sin embargo la llave pública es creada a partir de la llave privada a través de algoritmos matemáticos, lo que la hacen más segura y difícil de descifrar.

Suena complicado verdad. Sin embargo hay una manera resumirlo. La Wallet genera una llave privada, luego esta llave privada a través de un algoritmo matemático se convierte en una llave pública, luego la llave pública en el proceso que se conoce como “hash” se convierte en la dirección. Comparto una infografía muy útil para entender el proceso.

Lo mágico de este proceso es que, si bien las matemáticas corren en una dirección: llave privada, llave pública, dirección, es prácticamente imposible que se realice de manera inversa.